Viaje a León - Astorga - Villalcazar de Sirga

 

Visita realizada de Villar de Cievos. pedanía de Santa Colomba de Somoza en León. Turienzo de los Caballeros. Astorga y Villalcazar de Sirga.

 

2021_09_08 SALIDA GRUE

VILLAR DE CIERVOS/SANTA COLOMBA DE SOMOZA (LEON) Y VILLALCAZAR DE SIRGA – A lo largo del Paralelo 42.

Después de haber contactado con Iván Pérez, propietario del extraño cráneo hallado en aquella zona hace unos cuantos años y haberle entrevistado en nuestro programa, decidimos viajar hasta allí para poder tener en nuestras manos aquello que prometía ser un hallazgo ciertamente interesante y sugerentemente enigmático.

Así el 8 de septiembre de 2021, emprendimos el viaje. Sobra decir que a pesar de la distancia que nos tocaba sortear procuramos que el viaje fuera lo más ameno posible y no parar de charlar de nuestro temas preferidos.

De camino realizamos alguna que otra parada para estirar las piernas y matar el hambre. Así, la primera en Hoznayo, típico “pueblo montañés”.

La segunda ya fue algo más larga en Hospital de Órbigo. Ya nos faltaba poco para llegar a nuestro destino. La verdad que una distancia de unos 400 Km podríamos haberla realizado a 4 horas, pero no teníamos prisa, íbamos disfrutando del paisaje y de nuestro destino.

Pasadas las 16 h. llegábamos a nuestra cita con Iván Pérez, propietario y custodio del misterioso cráneo.

Después de las presentaciones y así conocer a su encantadora familia, pasamos a su “cuartel general” donde ¡al fin! nos mostró la tan preciada pieza.  La sensación de portar en nuestras manos algo que no sabíamos muy bien lo que era ni su procedencía, fue algo como tener algo de alto valor arqueológico…vamos nunca experimentada por ninguno de nosotros.

El tiempo allí transcurrió en “un abrir y cerrar de ojos” cuatro horas que nos parecieron cuatro minutos. Estuvimos hablando de todo lo concerniente a las investigaciones que han realizado y las que están por venir. Así como de la posibilidad de realizar un video-reportaje para su divulgación.

Cuando ya comenzaba a anochecer y bajo una fina y pertinaz lluvia que aquí llamamos “sirimiri” nos encaminamos al hostal “El Molinero” donde previamente, y de camino, habíamos reservado donde pasar la noche. La cena fue “típica castellana”, con su sopa de ajo y su truchita.

Inexorable el amanecer y nuestros teléfonos nos indicaban que debíamos poner pies en la ruta para ya de regreso detenernos en varios enclaves que habíamos programado.

Por indicación de Iván nos dirigimos a Turienzo de Los Caballeros, localidad cercana con algo interesante que ver. El Torreón de los Osorio, cargado de historia, y que en tiempos perteneció a nuestro queridos amigos Los Caballeros Templarios. Hubo algo que nos llamo la atención, y fueron unos mojones indicadores de “algo” que desconocemos. Están alrededor de dicho torreón en todo su entorno pero sin ningún posible orden y correspondencia geométrica. Se pudiera pensar en algo así como enterramientos detectados por geo-radar. Habrá que indagar, o pesquisar, como le gusta decir a mi compañero, y sin embargo amigo, Jose.

Próximo destino de paso…Astorga, no estaba en el programa, pero había que comprar mantecadas. La verdad que fue un acierto parar a comprar las famosas mantecadas, ya que lo que tiene que ver ese pueblo es impresionante. Su Catedral, el Palacio Episcopal y todo el entorno es digno de ver. Un pequeño refrigerio y seguimos viaje.

Nuestro próximo destino programado era Villalcazar de Sirga en Palencia, pero habíamos de pasar por Terradillos de Los Templarios, nombre sugerente donde los haya. Fue una autentica decepción, esperando que allí hubiera algo que le diera su nombre. Solo una iglesia que se percibía restaurada casi desde sus cimientos y nada más pudimos encontrar. Bueno sí a varias personas que realizaban el Camino de Santiago y nos pedían algunas indicaciones.

Sin más pérdida de tiempo emprendimos la marcha para, por fin, llegar a ese enclave templario, esta vez sí.

Ya habíamos estado, pero en la anterior ocasión no pudimos entrar en la iglesia ya que a alguien se le había ocurrido casarse el mismo día.

La Iglesia de Villalcazar de Sirga, es espectacular, por fuera y por dentro.

Su visión desde la plaza que la antecede sorprende por la altura de sus hechuras, y solamente el subir las escaleras te da la sensación de acceder a una obra faraónica. Ya en el interior no sabes muy bien por dónde empezar. Nos atendió muy atenta y gentilmente su guía que nos hizo algunas indicaciones, pero al comentarle a lo que nos dedicábamos se abrió totalmente, nos presentó a su hijo que hizo las veces de “cicerone” y además nos puso en contacto con una chica conocedora de todas las peculiaridades del lugar. Es muy recomendable la visita ya que está rodeada de muchos “misterios”. No nos queríamos marchar, jejeje.

Nos quedaban unos cuantos kilómetros de camino y no había más remedio, aunque si hubiéramos adivinado lo que nos esperaba de camino, posiblemente nos habríamos quedado. He conducido muchos años y en condiciones desfavorables y extremas, pero nunca con una lluvia tan intensa (es decir poco), sobre la A-67 camino a Torrelavega.

De esta salimos vivos y llegamos a nuestro hogar.